Sabineros del mundo, ¡uníos!

Habrá muchos a quien les guste Sabina. Y de ésos, muchos también que se hayan lanzado a cantar alguna de sus canciones en un karaoke. Pero nada tiene que ver este tipo de entretenimiento, con sonidos pregrabados y muchas veces enlatados, con una Noche Sabinera, que desde 2006 otorga a los seguidores más valientes del cantautor jienense la posibilidad de subirse a un escenario y cantar acompañado por su banda en riguroso directo. El éxito tras sus ocho años de vida habla por sí solo.

Texto e imágenes: Beli Jiménez

Una Noche Sabinera se divide en dos partes: durante la primera, Pancho Varona, Antonio García de Diego, José Antonio Romero, Jaime Asúa y Paco Beneyto deleitan al público con canciones que han compuesto para/por/con Joaquín Sabina; y en la segunda, son los más valientes de entre los espectadores los que toman parte activa del espectáculo y suben al escenario a cantar la canción del de Úbeda que previamente han elegido. Nadie puede vaticinar las cosas que van a pasar en una Noche Sabinera, salvo una: que va a ser una noche muy divertida.

La versión rumbera de Contigo, interpretada por Antonio García de Diego, se ha hecho característica de estas peculiares veladas, así como también la presencia de invitados de cualquier ámbito de la cultura, el arte o los medios de comunicación, no necesariamente cantantes o músicos. El actor y cómico Julián López o la periodista Cristina Pardo son claros ejemplos de ello.

La presentadora de La Sexta fue concretamente la invitada de honor a la última Noche Sabinera, que tuvo lugar en la sala Galileo Galilei el pasado sábado 1 de noviembre. Subió a cantar Conductores suicidas, para luego volver a hacerlo en Noches de boda/Y nos dieron las diez, medley de canciones que casi siempre cierra la noche con no se sabe si más gente sobre el escenario o frente a él. Casi siempre. Cuando el público enloquece y pide enardecidamente otra canción, como pasó el día de Todos los Santos, entonces los músicos, reconociéndose fáciles, regalan a los asistentes algún tema más.

Ya lo dice Varona: quieren valientes, no profesionales. Además, ellos siempre están para echar una mano a quien lo esté pasando un poco mal sobre el escenario. Ya sea para observar, reírse y pasarlo bien o para tomar la voz cantante, nadie a quien le guste la música de Sabina debería dejar de ir a una Noche Sabinera, donde la diversión está asegurada.

¿Me sigues?

Beli

Periodista melómana, blogger, ortogramaniática. Amante de los viajes, los conciertos y, sobre todo, los viajes con conciertos. Libra, zurda, Beatlemaniac y Ravenclaw. En ocasiones hago webs. Llevo la sonrisa puesta por defecto.
¿Me sigues?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *