Maldita Nerea en Murcia: De cómo la tortuga volvió a casa

7 de diciembre de 2014. Hacía dos años y tres meses que Maldita Nerea había tocado su último Adiós en tierras murcianas y, después de que el comienzo de gira finalmente no hubiera tenido lugar en ellas, la expectación era enorme.

Texto e imágenes: María José Gómez

Pasadas las 21:30h, se apagaron las luces del auditorio Víctor Villegas y sonaron los primeros acordes de Mira dentro, primer single del nuevo disco y tema elegido para dar el pistoletazo de salida a una noche que sería inolvidable para los presentes. Seguidamente, le llegó el turno a No podíamos ser agua, que consiguió que una buena parte del público decidiera abandonar sus asientos y ponerse en pie para poder entregarse a cada nota y cada verso de la canción.

No obstante, el tema que sin duda despejó la timidez y levantó a todos los presentes fue Cosas que suenan a…, una timidez que el líder de la banda pidió que siguiera bien escondida en la siguiente canción. Y le llegó el turno al segundo single del álbum: Perdona si te llamo amor.

A lo largo de la noche iban intercalándose temas del nuevo disco con viejos «himnos malditos» que eran coreados con mayor intensidad cada vez, llegando a eclipsarse la voz del propio Jorge Ruiz en incontables ocasiones. No pide tanto, idiota, Piedra, papel o tijera, Lo que tú prefieres, En el mundo genial de las cosas que dices o El último día (versión de la canción original del grupo Lagarto Amarillo) fueron algunas de las composiciones con las que deleitaron a un público más que entregado.

Maldita Nerea en Murcia

Entre anécdotas, risas, interacciones con el público y música iba desenvolviéndose la noche hasta que la melodía de El secreto de las tortugas, canción bandera de la formación musical, comenzó a envolver la sala anunciando la despedida. Y Murcia echó a volar. Sin embargo, había pasado demasiado tiempo desde la última vez que artistas y público se habían encontrado, no podían irse aún. Todavía no habían saldado todas las deudas. Así que los miembros de la banda no se hicieron de rogar y regresaron en cuestión de segundos para los «bises», con Nunca estarás sola y Por el miedo a equivocarnos.

Ahora sí, el «hasta pronto» era inminente. Fue entonces cuando el público de Maldita Nerea demostró, una vez más, que son los verdaderos culpables de hacer que sus ídolos hayan crecido tanto y que todo se haya hecho tan grande. A cappella y sin previo aviso, un sector del auditorio comenzó a entonar «Necesito verte aquí…» y el resto de la sala se sumó y continuó el estribillo ante las atónitas miradas y las sonrisas agradecidas de los músicos. Así, tras un «gracias, vuestra mirada nos hace grandes», Murcia terminó de hacer los recuerdos esa noche y el grupo se despidió con Tu mirada me hace grande.

Aquél fue el truco final de una noche llena de magia, emociones y reencuentros, donde comprobamos que los diciembres siguen donde los escondieron, aunque Maldita Nerea ya no nada en mares pequeños: ahora navega hacia mar abierto.

Mária

Proyecto de médico. Melómana. Ocasionalmente perdida entre autobuses, trenes, aviones y conciertos. Bibliófila. Haciendo el ritmo a mi manera.

Latest posts by Mária (see all)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.