Funambulista: «Los sueños son para encontrarlos»

Tras muchos años vinculado a la música y cuatro discos a la espalda, Diego Cantero (o Funambulista, que es lo mismo) llega con un nuevo trabajo discográfico, Quédate, que ya desgranamos aquí, para demostrar una vez más su talento desbordante, y con un sueño cumplido: el de reventar de alegría, ilusión, aplausos y cientos de voces al unísono la sala La Riviera de Madrid el pasado viernes 26 de diciembre. Tuvimos la oportunidad de charlar con él unos días antes de tan señalado hito.

Texto: Beli Jiménez / Imágenes: Raquel García

 

Entrevista-Funambulista 030

Desde niño has estado vinculado a la música, pero ¿siempre quisiste dedicarte profesionalmente a ello?
Sí, desde los trece años. Yo empecé a estudiar música con cinco; me apuntaron mis padre
s a una academia de piano, a estudiar guitarra, coro, solfeo… Y fue sobre los 13 años que empecé a aprender canciones por parte de mi hermano, que tocaba en un grupo. Y ahí fue cuando tuve claro que quería dedicarme a la música. Creo que bastante joven, ¿no? No a los cinco, pero sí a los trece.

¿Y no has hecho nunca otra cosa?
Sí, bueno, tuve que ir al instituto y tal… (Risas). Pero no, no he hecho otra cosa. La verdad es que desde el principio lo tuve claro. Empecé a girar, a hacer cosas y a no parar de tocar.

¿Por qué el cambio de nombre de Diego Cantero a Funambulista? ¿Por qué ‘funambulista’?
Funambulista es el tío que camina sobre un alambre. Al final, nuestro trabajo tiene que ver con eso: con hacer cosas, inventar, sobre todo, y arriesgar. En la música no hay un libro ni un examen que aprobar, creo que cada camino te lo tienes que inventar. Y el aprendizaje, a cada músico, a cada cantautor o a cada tío que hace canciones, no lleva un camino. Para mí es eso: trazar una línea y seguirla, como el funambulista.

Te viniste a Madrid hace dos años, a estar en el círculo de cantautores: Libertad 8, Galileo… También sigues trabajando con Darlalata, que lleva grupos más comerciales. En este último disco haces duetos con, por ejemplo, Andrés Suárez, pero también con Jorge Ruiz, de Maldita Nerea. ¿Crees que serías una buena mezcla o nexo entre dos estilos o entornos musicales que en principio no tienen nada que ver?
Bueno, yo sí que creo que tienen que ver. Al final, desde el principio, para mí el valor mayor es la canción. En mi oficina hay grupos que se dedican a hacer canciones. Al final, cada uno y cada grupo las viste de un estilo o las viste con unos arreglos. Para mí, al final, no es más que música. Y sí que es cierto que quizá se muevan en circuitos diferentes. Son músicas que se consumen en sitios distintos, pero, precisamente por eso, me encanta seguir con ellos, entre otras mil cosas, porque creo que abre el espectro y hace llegar nuestra música a más sitios.

Entrevista-Funambulista 018

Estamos de acuerdo con Marwan cuando dice que eres uno de los mejores compositores de la música actual. Mi pregunta es: ¿cómo se enfrenta Diego Cantero al proceso compositivo? ¿Tienes alguna rutina de trabajo en este sentido o va surgiendo?
Marwan es muy exagerado (risas).
Yo tengo un estudio de grabación en casa donde me dedico también a hacer canciones para otra gente o a producir a otros músicos que hacen canciones y les hago los arreglos. Con lo cual, sí tengo una rutina, que es la de subir cada mañana a trabajar a mi estudio; muchas veces para mí, muchas veces para otra gente. Pero, precisamente, muchas veces, de trabajar para otros es cuando surgen las ideas para mí. Por eso, me gusta llevar todos los ámbitos: la producción, la composición para gente y mi propio proyecto, porque, al final, se alimentan unos de otros y es lo que hace que cada día pueda trabajar. Pero en cuanto a ordenar una canción, hacer una letra antes que la música, etc., anarquía pura y dura.

Y en el caso de las canciones por encargo, ¿no es más difícil tener unas pautas a la hora de componer?
Es más difícil y más fácil. Porque uno, cuando se pone a escribir, puede escribir de mil temas. Realmente, cuando me piden o me han pedido que escriba sobre algo en concreto, que me acoten el lugar a donde debo llegar me ayuda; por otro lado, me limita. Pero, en cualquier caso, es un ejercicio que me encanta hacer. Al final, en la música hay canciones más difíciles y más fáciles; depende de lo que te salga y de lo que te nazca. Para mí, es parte del oficio y me gusta tanto como otra cosa.

Hemos escuchado que eres un músico muy completo. ¿Cuántos instrumentos sabes tocar? ¿Podrías grabar un disco tú solo?
He hecho discos de gente yo solo, grabando todos los elementos. Toco la guitarra a medias, toco el piano un poquito y controlo un poco de percusión, de batería… Y luego, gracias a la informática musical, trabajo mucho cualquier otra cosa: un violín o cualquier otra cosa a la hora de programar, digamos programación musical.

Nos llamó mucho la atención que en el track by track de Spotify dijeras que Volver a empezar es algo así como un homenaje al Wrecking ball de Miley Cyrus.
Sí, en la parte de la producción, realmente. También digo esas cosas un poco para limpiar de prejuicios la escena o la manera de hacer canciones. Es decir, la influencia puede venir de muchas partes. Por supuesto, para fijarme en la letra de una canción o en escritores de canciones, no me voy a fijar en Miley Cyrus, prefiero hacerlo en Joaquín Sabina. Pero sí que es cierto que muchos de estos artistas internacionales trabajan con los mejores productores del mundo, entonces, muchas veces hay arreglos dentro de esos discos que son interesantísimos. En el caso de Wrecking ball, esa parte del estribillo tan pesado es lo que me inspiró para la parte musical de esa canción.

Una de las primeras impresiones al escuchar Quédate por completo es que es un disco muy alegre. En el caso concreto de Y yo, sorprende el contraste entre la alegría que desprende la canción al escucharla por primera vez y luego, al hacerlo más detenidamente, que resulte no ser tan alegre. ¿Este contraste es intencionado?
Sí, es intencionado. En el disco pasa mucho. Tuvimos suerte, por ejemplo, no es una canción alegre y es una canción cañera. De eso tiene mucha culpa Tato (Latorre), el productor.

Entrevista-Funambulista 014

Con la compra anticipada de la entrada para el concierto del 26 de diciembre en La Riviera, regalabais una canción inédita, Si después de darte amor, a través de la aplicación Placeband. ¿Cuál es la razón por la que se quedó fuera del disco? ¿Hay muchas más canciones en la misma situación? En ese caso, ¿cuál es el criterio para que se queden fuera?
Se quedó fuera del disco junto a un montón de canciones. Sabes que fuimos sacando canciones por internet poco a poco, pero digamos que me ganaba la composición a poder sacarlas, con lo cual, fui acumulando canciones. La decisión de meter unas u otras, no digo que tenga que ser así siempre, pero, en este caso, tiene que ver con una coherencia. Primero, un límite de canciones, que catorce ya me parecía generoso; y luego, que todas las canciones, aun siendo cada una de su padre y de su madre, tuvieran un nexo común, es decir, que al poner cualquier canción pudieras reconocer el disco que estás escuchando.

Y ¿has decidido qué vas a hacer con esas canciones que se han quedado fuera: si las irás sacando poco a poco, como las anteriores, o las dejarás para otro disco…?
No lo sé. En este caso, hay algunas canciones que las cantarán otros artistas; y otras que sacaré, imagino, como aquélla que hice con Marwan en una tienda de ropa de segunda mano (Trozos de una mitad). Es decir, cuando se me ocurra una movida, pues la haré. Pero ahí están. Al final, hay que componer, las canciones ya saldrán, de una manera o de otra.

Estás de gira, presentando el nuevo disco: Sevilla, Granada, Valladolid… Y tenemos el sueño de La Riviera. ¿Qué vamos a encontrar el próximo 26 de diciembre?*
Pues yo creo que, por fin, a una banda muy sólida con un rodaje del disco bastante hecho y con la conciencia de que vamos a hacer el mejor concierto de nuestra vida, básicamente. El más importante y el mejor. Yo llegué hace un par de años a Madrid y ni se me ocurría la idea de tocar en La Riviera. Ha sido la gente la que ha hecho que nos atrevamos, así que no sé qué va a pasar. Va a pasar de todo: desde un montón de invitados a, creo, una energía que no se habrá visto en un concierto nuestro.

¿Qué relación crees que debería haber entre el músico y las redes sociales? ¿El músico debe estar en las redes sociales o dedicarse a la música: cantar, componer…?
Al músico de hoy en día no le queda otro remedio que dedicarse a la música y, dentro de la música, uno de los apéndices es las redes sociales. Te puedo decir que conozco a muy pocos músicos que odien las redes sociales. Todos, en algún momento, decimos: «Estoy enganchado todo el día, tengo que estar pendiente…», pero, en el fondo, es: «Estoy conectando con la gente a la que le gusta mi música». Al final, cuando estoy en mi casa haciendo un tema para mí, para explicarme o para entenderme, lo segundo que pienso es en la gente y en si le va a gustar. Entonces, tener a la gente cerca me ayuda a saber la gente que me escucha y me encanta conocer sus inquietudes, sus maneras y para mí es un placer. Yo, como usuario de música, no necesito saber nada de los artistas que me gustan. A mí, personalmente, me da igual que mi artista se vaya a la piscina o se haya comido una hamburguesa en el McDonald’s o se haya comprado un perro, pero, bueno, entiendo que haya gente a la que le estimule eso. Yo no tengo ningún problema, siempre y cuando no traspase a mi vida privada, evidentemente.

Con vuestro permiso, vamos a omitir eso de «(risas)» cada vez que nos reímos durante el Krinki-Cuestionario, porque, gracias a Diego, fueron bastantes.

Entrevista-Funambulista 008


¿Cuál es el sitio más raro donde has compuesto una canción?

En en váter, siempre.

¿Qué es lo más gracioso que te ha pasado en un concierto?
Que me tiren una braga-faja de la talla XXXL.

Vale, ya nos has respondido a otra pregunta. ¿Cuántas prendas de ropa interior te han tirado mientras actuabas?
Alguna era un poco más sexy. Algún tanga de leopardo cayó.

¿Qué música llevas en tus cascos/coche?
En el coche, ahora mismo llevo el disco de El Kanka. Y la verdad es que me encanta.

¿Qué te gustaría escuchar en el hilo musical del supermercado, mientras haces la compra?
A veces me escucho a mí mismo. En el Mercadona somos número uno, seguramente. Estimulamos a que la gente compre cosas.

¿A qué película te gustaría haberle puesto la banda sonora?
Aparte de a la que ya le he puesto… No lo sé. Fíjate, me gustaría hacerle una banda sonora a una peli de acción, por ejemplo.
¿Tipo Indiana Jones?
Sí. O la nueva versión de Rocky. Subiendo las escaleras, yo le haría un temazo.

El logro profesional que más ilusión te ha hecho.
El que va a ser el 26 de diciembre: tocar en La Riviera y encontrarme con toda la gente de Madrid y de toda España que viene a vernos.*

¿Qué te dijo tu familia cuando les dijiste aquello de «Mamá/Papá, quiero ser artista»?
Como todo el mundo: al principio, un poco más raro y en cuanto vieron que empezaba a ganarme la vida con eso y que era feliz, pues bien.

Manías antes de salir a tocar.
Ninguna. Bueno, nos bebemos un chupito de ron siempre.

¿A quién te gustaría que hiciésemos esta entrevista? ¿A quién nominas? Por cierto, a ti te nominó Marwan.
Pues me gustaría que se la hicierais a Jorge Marazu. Creo que es uno de los mejores compositores de los que están saliendo ahora.

¿Cuál fue el primer concierto al que asististe?
A un concurso que se hacía en mi pueblo, en Molina de Segura, cuando yo tenía siete años, por el motivo de que nos presentamos con mi hermano y un amigo suyo; tocaban el piano e hicieron una canción y yo la cantaba, siendo un moco. La canción se llamaba Yo no soy un macarrón. Y no nos seleccionaron porque había que ser mayor de edad, pero, bueno, fuimos a ver a los grupos de mi pueblo y lo recuerdo como algo… entre admiración y miedo me daban tantas luces y tanta cosa… Eran un poco heavies y punkies en mi pueblo y creo que me impactó al mismo tiempo que me gustó.

Una canción para bailar.
Turnedo, de Iván Ferreiro.

Una canción para hacer el amor.
No lo sé, yo no uso música para determinadas cosas.

Una canción para llorar.
Cualquiera de Sabina.

Si pudieras meterte en una máquina del tiempo, ¿a qué época te gustaría viajar?
Me gustaría viajar al futuro, a ver qué música se hace.

Cosas que nunca se le deberían decir a un músico.
A mí no me gusta que me inviten a bailar, la verdad. Me dicen: «Pero, tío, si eres músico, tienes que saber bailar». No. No bailo.

Tu rincón (confesable) favorito de Madrid.
La Casa de Campo, sin duda.

Lanza una pregunta a nuestro próximo entrevistado.
«¿Qué influencia tiene para ti la copla en tu música? ¿Qué ha pasado?»
Ariel Rot te pregunta: Un sueño para perderte…
Los sueños son para encontrarlos.

¿Cuál es el último concierto en el que has estado?
En el de Maldita Nerea el pasado viernes (19 de diciembre).

¿Qué te gustaría que te hubiéramos preguntado?
No, no… Me lo habéis preguntado todo, la verdad. Nada, nada más.

 

*Esta entrevista se realizó días antes del concierto de La Riviera. Por motivos ajenos a nuestra voluntad, no pudimos publicarla antes.

¿Me sigues?

Beli

Periodista melómana, blogger, ortogramaniática. Amante de los viajes, los conciertos y, sobre todo, los viajes con conciertos. Libra, zurda, Beatlemaniac y Ravenclaw. En ocasiones hago webs. Llevo la sonrisa puesta por defecto.
¿Me sigues?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *