Dani Flaco: «Celebramos 10 años sin madrugar»

Dani Flaco lleva diez años sin tener que madrugar o, mejor dicho, sin tener que madrugar para trabajar en la SEAT. Porque en la música lleva bastantes años más. Está de celebración. Con unas palabras cargadas de humildad, nos cuenta algunos de sus mejores momentos en estos diez años de andadura profesional por el mundo de la música, su llegada a Madrid desde Barcelona o sus proyectos más próximos. Y, entre risas, se somete a nuestro Krinki-cuestionario. El próximo 11 de marzo empieza la celebración de los #10AÑOSDEFLACO en la madrileña sala El Sol, que será el pistolezado de salida de una gira que le llevará a recorrer buena parte de la geografía española durante los próximos meses. ¿Nos unimos a la celebración?

Texto: Beli Jiménez / Fotografía: Raquel García

Entrevista Dani Flaco

¿Por qué Dani «Flaco»?
Pues aunque ahora no lo parezca [risas], yo, cuando era adolescente, estaba muy delgado y tenía complejo de flaco. Y, entonces, como me llamo Daniel Sánchez y como nombre artístico no funcionaba mucho, buscaba cómo llamarme y como tenía complejo de flaco, pues fue como terapia de choque.

¿Música o fútbol? Si no fuera por la lesión que tuviste, ¿te habrías querido dedicar profesionalmente al fútbol?
La verdad es que no lo sé, pero me quedo con la música porque la carrera es mucho más larga. Yo tengo 38 años y no podría ser futbolista ya; músico, sí. Aunque lleve diez años, estoy, como quien dice, empezando.

¿En qué momento y por qué decides echarte la guitarra al hombro y venirte a Madrid? 
Pues fue hace dos años y medio. Necesitaba un cambio de aires y salir de Hospitalet, donde llevaba toda la vida, y sigue siendo mi ciudad, y la va a ser siempre, y volveré, pero necesitaba salir un poco de la zona de confort y enfrentarme a la vida de otra forma. Y en Madrid tengo muchos amigos, también el punto de comodidad para el trabajo de que desde el centro de la península es más fácil llegar a todos los lugares… y, bueno, lo hice la verdad es que muy contento.
¿Te planteas volver a Barcelona?
Por ahora sigo aquí, pero volveré a mi tierra. Me lo planteo, me lo planteo. Me gusta Barcelona, me gusta tener cerca el mar…

Estás de celebración, este año cumples 10 en la música. Empezamos a contar desde que sacaste tu primer disco, Salida de Emergencia, pero, realmente, ¿cuánto tiempo llevas dedicándote a la música?
Lo que celebramos es diez años sin madrugar, básicamente [risas], sin trabajar en la SEAT. En la música, la primera vez que yo me subí a un escenario a tocar una canción mía, tenía 13 años. Con lo cual, podríamos decir que entonces fue mi inicio en el oficio de hacer canciones y de hacer conciertos, lo que pasa es que profesionalmente es desde hace diez años. Antes estuve un montón de años teniéndome que ganar la vida haciendo otras cosas.

«Tengo el reto de escribir una canción en catalán»

En estos 10 años, imaginamos que habrás vivido muchos momentos que querrás recordar siempre, pero vamos a hacerte elegir…  un concierto.
Pues es que son muchos momentos muy chulos y muy importantes, pero recuerdo un día del año pasado, el 11 de abril de 2015 en Galileo, que tocamos con toda la banda, y ese día hubo esa magia especial entre los que estamos encima del escenario y el público, y recuerdo salir todos, tanto los de arriba como los de abajo, con una sonrisa muy grande y celebrando mucho esa noche, que habíamos hecho algo bonito.
Una canción.
Eso es complicado también. No sé… me quedaría, probablemente, con Corazón en bancarrota, porque es una canción de celebración. Cuando llega en el concierto el momento de Corazón en bancarrota, empieza todo el mundo a cantar y tiene un estribillo que pide eso, me lo pide a mí, se lo pide al público… Tiene un punto de borrachismo [risas], ese ritmo, esa melodía tiene un punto de canción del borracho que, al final, es como las rancheras, de «me han abandonado y cantad conmigo que me han abandonado». Y, aparte, la chulería de «estoy hecho polvo, pero sé que vas a volver».
Una colaboración.
¿En diez años? La verdad es que nunca he sido de muchas colaboraciones, pero me gusta mucho cantar con Txetxu [Altube], con César [Pop], con Pepo [López], de ChivoChivato, con… con mis amigos.
Un momento de tu carrera en que hayas llorado de emoción.
La única vez que he llorado en estos diez años ha sido grabando A ras de suelo. Me emocioné con lo que estaba quedando en el disco. He tenido muchísimos momentos de emoción, pero lo que es llorar, recuerdo esa vez.

Desde que sacas tu primer disco en 2006, Salida de Emergencia, y exceptuando Xarnego, has sacado disco al mercado cada dos años. ¿Es 2016 el año en que escucharemos algo nuevo de Flaco o nos tocará esperar un poco más?
No, hay que esperar hasta el año que viene. Voy a romper la tradición.

Por cierto, hablando de Xarnego, has adaptado tus propias canciones al catalán, pero ¿has compuesto alguna canción directamente en catalán?
Nunca he compuesto desde la nada en catalán. Siempre he hecho adaptaciones de mis letras. Es muy curioso hacer una adaptación de una letra a otra lengua, porque tienes que cambiar cosas de la historia porque no te cuadra. No sé cuándo lo haré, pero es un reto que tengo: escribir una canción en catalán desde la nada.
¿Tienes ganas?
Sí, me apetece, la verdad es que me apetece, lo que pasa es que como las canciones salen cuando quieren las cabronas [risas]… Al final las canciones son un poco lo que te pide el cuerpo.
¿Porque tú en Barcelona hablas en castellano normalmente?
Sí. En Hospitalet, en mi casa con mis padres somos castellano-parlantes, pero bueno, hay gente con la que hablo en castellano y gente con la que hablo en catalán.
Claro, pero si la mayor parte del tiempo hablas en castellano, tiendes más a…
A pensar en castellano.
Eso es. Entonces, por eso, las canciones te salen en castellano.
Sí, claro, por eso. El ejercicio de hacerlo en catalán sería porque de repente se me ocurra un verso en catalán que me guste mucho. Más que ponerme a hacer una canción en catalán, me tendría que venir un verso que diga «uy, ¡qué bonito!», y tirar del hilo y ver qué sale.

Entrevista Dani Flaco

Empiezas tu gira #10AÑOSDEFLACO el próximo 11 de marzo en la sala El Sol, ¿qué vamos a vivir allí?
El concierto es con banda. Txetxu de guitarrista, Miguel Ballester con la batería, Jordi Cobre con el bajo y David Sam con el teclado. Entonces, es un repaso a canciones de mi carrera que han tenido más o menos gloria, es decir, siempre contando que yo estoy en el underground, pero con canciones que he tocado siempre, canciones que he tocado en una época y en otra no… Vamos a tocar algunas canciones de las que estamos tocando habitualmente, pero con unas cuantas que hace mucho que no toco. De hecho, en mi Facebook pregunté a ver qué canciones quería la gente que sonasen y tuve alguna sorpresa.
¿Vas incorporando las sugerencias?
Claro, algunas de éstas van a ir en el repertorio.

Para alguien que no te conoce y que quieras invitar a que vaya a verte, ¿qué le dirías que se va a encontrar?
Pues un sitio en que ponen copas [risas].
No seas tan modesto…
Bueno, pues van a encontrar canciones hechas con cariño, risas y copas.

Habrá a la venta una maqueta especial que conmemora estos 10 años. ¿Qué contiene?
Pues la maqueta contiene unas grabaciones preprofesionales, por eso no las utilizamos como material de promoción, porque sería engañoso, ya no sólo para la gente que me conoce, sino para los que no me conocen también. «Si es un chaval de 22 años», o 23, no me acuerdo de los que tenía. Y, por ejemplo, está la versión original de Salida de emergencia; hay cuatro canciones inéditas, que están en las maquetas, pero que no han estado en ningún disco; una versión de Desapareció… Y, bueno, sobre todo, es una maqueta que es lo mejor que pudimos hacer en aquel momento. He puesto un texto que lo explica, que la gente lo tiene que escuchar como quien mira un álbum de fotos antiguo: unas canciones llenas de ilusión y llenas de inexperiencia. Es para enseñarle a la gente y decir: «Mirad, yo era así». Y esto es de cuando todavía, no sé, creo que ni trabajaba en la SEAT.
¿Y se va a vender sólo en el concierto de Madrid?
No. Va a estar a la venta en toda esta gira y sólo en esta gira. Y sólo en los conciertos.

¿Por qué otras ciudades pasarás? ¿Qué otras fechas tienes?

  • 31 de marzo en La Sala de Sevilla.
  • 8 de abril en el teatro Joventut de Hospitalet de Llobregat (Barcelona).
  • 14 de abril en Mister Witt, Cartagena (Murcia).
  • 15 de abril en El Volander, Valencia.
  • 6 de mayo en El Café de Alba, Murcia.
  • 7 de mayo en el Euterpe, San Juan de Alicante.

Y hay más que van saliendo.

Y después de esta gira, ¿qué? ¿Vas a grabar?
Después de la gira… sí, tengo tres cuartas partes del disco hechas, digamos, de canciones. Ahora falta rematar, hacer la criba de las canciones que no entran para ver las que se quedan y mi intención, si todo va bien, es grabar después de verano, pero lo van a decidir las canciones, no yo. La gira de Versos y Madera ha sido muy larga, con lo cual te deja menos tiempo para componer, estás más cansado y, sobre todo, no te da tiempo a refrescar la cabeza para que te suenen a nuevas las canciones. Coges la guitarra y te suenan a lo que ya estás haciendo, pero, por suerte, las que tengo me gustan muchísimo, pero hay que pegar otro apretón y a ver cuándo lo hago.

¿Cuándo tienes idea de sacar el próximo disco?
2017, pero no sé exactamente cuándo.

Vale, pues ahora va el Krinki-cuestionario, del que vas a ser otra víctima.
Me estás dando miedo…

¿Cuál es el sitio más raro donde has compuesto una canción?
Más que una canción entera, alguna frase en los lavabos de la SEAT. Bueno, y también subido a un toro, o sea, a una carretilla de descargar camiones. Ahí también se me han ocurrido varias frases.
¿Y las has apuntado en ese momento?
Sí, claro, o las he grabado en el móvil.

Entrevista Dani Flaco

¿Qué es lo más gracioso que te ha pasado en un concierto?
Hombre, es que han pasado unas cuantas. Me acuerdo de un día que tocaba en Mataró, en un teatrillo, y no tenía ni idea de cuánta gente iba a venir ni nada. Veníamos de cenar y de habernos tomado algunos chupitos. Íbamos demasiado alegres, no borrachos, pero alegres [risas]. Yo pensaba que no iba a haber mucha gente, te estoy hablando de hace unos cuantos años ya. Y, de repente, salimos al escenario, no se veía nada del público, todo oscuro, y empezó a sonar un aplauso atronador porque estaba lleno, y nos entró tal ataque de risa que tuvimos que parar en la primera canción. Fue surrealista. Nosotros llevábamos una alegría en el cuerpo que la gente no entendía para nada [risas], estaban ahí expectantes y tuvimos que parar el concierto en la primera canción.
¿Y volvisteis a empezar?
Creo que no terminamos la primera canción y empezamos con la siguiente.

¿Cuántas prendas de ropa interior te han tirado mientras actuabas?
Nunca. Una vez, pero no fue siendo yo Dani Flaco, sino cuando era guitarrista en una orquesta de baile, me tiraron un condón sin usar. Pero de eso hace como 20 años.

¿Qué música llevas en tus cascos/coche?
Lo último que llevo es el disco recopilatorio de Los Rápidos, Los Burros y El Último de la Fila.

¿Qué te gustaría escuchar en el hilo musical del supermercado, mientras haces la compra?
A Javier Krahe.

¿A qué película te gustaría haberle puesto la banda sonora?
A El Padrino.

El logro profesional que más ilusión te ha hecho.
Poder vivir de la música. Dejar la SEAT y poder vivir de la música.

¿Qué te dijo tu familia cuando les dijiste aquello de: «Mamá/Papá, quiero ser artista…»?
Que un plato de comida no me iba a faltar nunca.

Manías antes de salir a tocar.
Tomarme una copa.

¿A quién te gustaría que hiciésemos esta entrevista? Nomino a…
A Pepo López, de ChivoChivato.

¿Cuál fue el primer concierto al que asististe?
Sopa de Cabra, Tina Turner y El Último de la Fila en el Estadio Olímpico de Montjuic.

Una canción para bailar.
Para bailar ¿con qué estilo?
¿Con qué canción bailas tú?
Pero es que hay diferentes formas de bailar…
Reguetón no, por favor.
Vas a flipar [risas]. Se llama Una aventura y es de Los Manolos. Esa canción me recuerda a mi época de la orquesta, ambiente de verbena. Cuando estás en las verbenas populares, tomándote una cerveza, escuchando a una orquesta tocando una rumba… Esa canción me transporta a aquella época.

Una canción para hacer el amor.
In my secret life, de Leonard Cohen.

Una canción para llorar.

Lloras poco tú, ¿eh? [risas].
Will it grow, de Jakob Dylan.

Si pudieras meterte en una máquina del tiempo, ¿a qué época te gustaría viajar?
Al 11 de marzo [risas].
Pero ¿después del concierto?
No, no, al concierto del 11 de marzo.
Bueno, queda poquito.
Pero se me va a hacer muy largo [risas].

Cosas quEntrevista Dani Flacoe nunca se le deberían decir a un músico.
«Ven a cantar gratis a mi garito».
Otra más es: «Me he bajado tu disco de internet porque yo no me compro discos».
¿Y te lo dicen?
Sí, sí.
Tu rincón (confesable) favorito de Madrid.
Me gusta mucho estar en el Libertad 8 tomando unas copas.

Lanza una pregunta a nuestro próximo entrevistado.
«Aparte de la música, ¿a qué te dedicas?»
Txetxu Altube te pregunta si te gusta cocinar y cuál es tu plato favorito.
Me gusta cocinar y mi plato favorito es la sopa.

¿Cuál es el último concierto en el que has estado?
Pedro Pastor y Suso Sudón en La Fídula.

¿Qué te gustaría que te hubiéramos preguntado?
«¿Quieres que te regale un millón de euros»? [Risas].

¿Me sigues?

Beli

Periodista melómana, blogger, ortogramaniática. Amante de los viajes, los conciertos y, sobre todo, los viajes con conciertos. Libra, zurda, Beatlemaniac y Ravenclaw. En ocasiones hago webs. Llevo la sonrisa puesta por defecto.
¿Me sigues?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *